Los graneles líquidos registran resultados históricos en el Puerto de Tarragona cerrando 2019 con 21,3M de toneladas

P.R.
13/02/2020

Los graneles líquidos registran resultados históricos en el Puerto de Tarragona cerrando el año 2019 con 21,3 millones de toneladas y dónde destaca el récord en el crudo de petróleo que presentó 9,72 millones de toneladas, superando el resultado de 2007 (9,6M t).

En el capítulo de líquidos energéticos, cabe destacar el récord logrado por la gasolina, que también consigue una cifra histórica con 1,2 millones de toneladas, superando en 500.000 toneladas los resultados de los años 2015 y 2017. También los gases butano y propano han logrado unos máximos de la serie histórica con 1.831 millones de toneladas, superando el resultado del año 2018 que se cerró con 1.688 millones de toneladas.

Los graneles líquidos registran resultados históricos en el Puerto de Tarragona

Por su parte, los graneles sólidos, con 9,7 millones de toneladas en total, también presentan resultados de máximos. Sobretodo en el tráfico de cereales, piensos y harinas, que han batido en 2019 el récord de la serie histórica con 5,77 millones de toneladas que superan los 5,5 millones del año 2018. Tal y como afirma el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), «el aumento de tráficos de cereales ha compensado las pequeñas caídas en otros tráficos de graneles sólidos», como es el caso del carbón que registró 2,3 millones de toneladas en 2019, enfrente de una media d’entre 3 y 6 millones en años anteriores.

La carga general ha mostrado un comportamiento muy diferente. Mientras se ha registrado el mejor resultado de la década en tráfico de vehículos, con 211.310 que han pasado por vía marítima por el Puerto de Tarragona en 2019, y también un aumento del tráfico de animales vivos con un incremento de 12.404 animales respecto al 2018; el resto de productos de carta general, como la pasta de papel, los productos siderúrgicos, la fruta y los contenedores, registran ligeros descensos. En el caso de la pasta de papel, la fruta y los productos de siderúrgica tienen en común el hecho que son tráficos que son muy sensibles a los cambios y a las fluctuaciones de los mercados internacionales. Respecto al tráfico de contenedores, el presidente de la APT, asegura «que es una oportunidad de futuro para el Puerto» y que debe pasar por aprovechar mejor la terminal intermodal de La Boella y por la construcción del «Puerto Seco» de Guadalajara.

A nivel global, el Puerto ha cerrado el año 2019 con un total de 33,3 millones de toneladas y con unos ingresos de 57,6 millones de euros, lo que supone los mejores registros históricos de la última década. Otras cifras a destacar del ejercicio pasado son el resultado de explotación, que cierra con 7,4 millones de euros, el EBITDA que se sitúa en 30 millones de euros, así como el cash flow que queda en 25,5 millones de euros. Importante también es resaltar el endeudamiento del enclave que se ha reducido a 52,1 millones de euros. Unos datos, que tal y como afirma el presidente del Puerto, Josep Maria Cruset, reflejan el cumplimiento de los principales objetivos de la entidad para el curso 2019 con un «puerto con tráficos consolidados, económicamente sólido y preparado para la próxima década.