Frente común del Ayuntamiento de Tarragona y los vecinos para que las sirenas suenen desde el minuto cero cuando se produzca un accidente en la industria química

B.Q.
27/02/2020

Una cincuenta de personas, entre ellas muchos representantes vecinales, se reunieron ayer por la tarde en el Centro Cívico de Torreforta para valorar las medidas a tomar en caso de accidente a la industria química. El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, acompañado del conseller de Seguridad Ciudadana, Manel Castaño; el portavoz del Gobierno Municipal, Xavier Puig; y la consellera de Ciudadanía, Carla Aguilar-Cunill; escucharon las peticiones de los vecinos que reclamaron más formación e información. La principal conclusión de la reunión es que se acordó hacer un frente común para que las sirenas suenen desde el minuto cero.

“Fue una reunión muy positiva. Tenemos que ser muy exigentes con los riesgos laborales de los trabajadores de las empresas químicas y tenemos que ser muy serios en este sector. Por eso estamos exigiendo a las administraciones que muestren al territorio la toma de decisiones, porque en Tarragona estamos conviviendo con una situación especial.” Y añade: “Hay que ser rigurosos con la inspección de trabajo”. Ricomà reiteró que hacen falta dispositivos del siglo XXI para saber cuando hay una incidencia o emergencia. El alcalde apuntó que el PLASEQTA, que se recuperará, hay que actualizarlo y revisarlo. “No se puede aplicar con los parámetros que hay actualmente”, remarcó. Y recordó que “solo se contempla que suenen cuando hay afectación a la ciudadanía, pero la afectación no solo es toxicidad, también es miedo, pánico e incertidumbre porque lo más seguro es confinar desde el minuto cero, no después de recibir los resultados de si hay toxicidad al aire. Por lo tanto, hacen falta mecanismos para mejorar todo esto”. “Las sirenas -remarcó- son una manera de llegar a todo el mundo, pero hacen falta más mecanismos y actualizados en el siglo XXI. Estamos a favor de la industria limpia y responsable, pero hay que ser duros para que no se repita un nuevo episodio”.

Els veïns van demanar que pressionin a les empreses químiques perquè donin més informació a la ciutadania

El alcalde de Tarragona también avanzó a los representantes vecinales que se hará un pleno monográfico sobre el tema de la química. “Estamos estudiando si el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) permite que algún representante de la química o de los vecinos pueden participar”, añadió.

Durante la reunión, el alcalde y los consejeros municipales repasaron los puntos que se pactaron y aprobaron en la Declaración Institucional sobre la química de todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Tarragona. Así mismo, el encuentro también sirvió para explicar todas las acciones que se han hecho hasta ahora, desde el día de la explosión, el 14 de enero, y los servicios que han facilitado a la ciudadanía.

Por su parte, los vecinos pidieron a los responsables políticos que presionen a las empresas químicas porque den más información tanto a las administraciones como a la ciudadanía. En definitiva, los pidieron más transparencia y mucha más seguridad. También propusieron que se cree una mesa de trabajo formada por el Ayuntamiento, AEQT, sindicatos y federaciones vecinales, entre otras.

Los representantes vecinales reclamaron más formación e información, porque consideran que “está bien que suenen las sirenas pero que no puede pasar que la gente desconozca lo qué se tiene que hacer”. En este sentido, Manel Castaño les avanzó que “estamos elaborando un plan de información, formación y comunicación para la población. La comunicación en la población tiene que ser instantánea”.

Por otro lado, la consellera de Ciudadanía, Carla Aguilar-Cunill, explicó todas las actuaciones que se habían coordinado desde el Instituto Municipal de Servicios Sociales y su consejería, como un teléfono de apoyo psicológico, así como atenciones individuales y grupales dirigidas a las personas afectadas del bloque de pisos de Torreforta, donde murió una persona a consecuencia de la explosión. “El mismo día de la explosión activamos los protocolos de los centros cívicos e hicimos una atención personalizada a personas más vulnerables que no siguen las redes sociales para explicarlos en todo momento que estaba pasando”.

Estudio de la calidad del aire

Otro de los puntos que se trataron ayer es el estudio de la calidad del aire que encargará el Ayuntamiento. “El estudio  de la calidad del aire, hasta hace un año, era impensable que el Ayuntamiento de Tarragona el fez. Ahora es una tarea de responsabilidad,  que queremos que sea nuestra, volemos saber cuál es el aire que respiremos, con criterios independientes y científicos”.

Por su parte, el conseller Xavier Puig añadió que “el estudio es necesario para saber que respiramos y para que la industria sepa que lo estamos fiscalizando. Si nos ha servido de algo este accidente es para ver cuales eran las costuras de los protocolos, y hemos visto que tiene muchas carencias y limitaciones.  Es muy diferente un simulacro que una situación real. La gente tiene que tener una información a la cual cogerse”. La información tranquiliza, cuando se sabe qué se tiene que hacer y cuando se sabe que se está trabajando en la emergencia. Es una manera de combatir los bulos, fake news”, concluyó.

Otra de las preocupaciones que manifestaron los representantes vecinales reunidos ayer para el consistorio es las mercancías peligrosas que circulan por la zona. En este sentido, reclamaron celeridad y más información mientras no sea posible que las mercancías se desplacen por el interior”.

Compromiso del alcalde después de la reunión con el conseller Buch

Esta reunión de ayer con los representantes vecinales surgió después de la reunión de los alcaldes del territorio y los sindicatos del sector químico con el conseller de Interior, Miquel Buch, el pasado 14 de febrero. Una reunión dónde desde Interior se interpeló a todos los ayuntamientos del territorio para decidir cuando tienen que sonar las sirenas.