El observatorio de la calidad del aire incorpora seis meses más de datos sobre componentes orgánicos volátiles en el Camp de Tarragona

B.Q
29/07/22

Los resultados de las mediciones realizadas a lo largo de los primeros seis meses de 2022 por parte del Observatorio de la Calidad del Aire del Camp de Tarragona, impulsado por Repsol y la AEQT, han servido para constatar que la media de todas las inmisiones sigue por debajo de los límites legales y recomendados, con resultados similares a otros años.

Si analizamos la totalidad de Compuestos Orgánicos Volátiles, sin distinguir tipologías ni orígenes, los niveles de Tarragona se sitúan por debajo de los valores detectados en Barcelona; aunque hay que tener en cuenta que las medias se computan anualmente y seis meses no son suficientemente significativos.

En el caso específico del Benceno, si bien se muestran diferencias entre poblaciones, todos los valores de los primeros seis meses se encuentran muy por debajo del límite de inmisión de 5 μg m-3 (microgramos por metro cúbico) que establece la normativa española y europea como media anual. Mientras que en el caso del 1,3 butadieno, a pesar de no existir ningún valor normativo que establezca el límite de inmisiones, en el caso del Morell se alcanzan los límites recomendados si la media de seis meses se proyecta como a media anual.

El Observatorio de la Calidad del Aire del Camp de Tarragona mide un total de 15 municipios en torno a los polígonos químicos norte y sur, en los que se han instalado 22 puntos de medición, incluyendo los que existen en Prades, Barcelona, ​​Gerona y Lérida, que permiten hacer comparativas entre estas otras poblaciones y las del Camp de Tarragona.

Durante los primeros seis meses del año, el Observatorio ha estudiado 62 compuestos orgánicos volátiles distintos. De todos ellos, el Benceno también se mide en continuo a través de la Red de Vigilancia Pública de la Dirección General de Calidad Ambiental de la Generalidad de Cataluña, lo que permite comparar año tras año la fiabilidad de la metodología empleada en el estudio impulsado por Repsol y la AEQT porque los resultados obtenidos a través de ambas fuentes siempre son muy similares. Asimismo, se confirma que la metodología aplicada es flexible y eficiente porque permite adaptar sin coste los puntos de medida y los muestreos a las necesidades de los municipios que ahora disponen de una nueva fuente de monitorización. Además, el Observatorio es una herramienta de evaluación de la calidad del aire que se ha convertido en estable y permanente en el tiempo, lo que permite evaluar la evolución de las concentraciones a lo largo de los años.

El Observatorio sigue sumando adhesiones y este año se ha incorporado a su Consejo Social el sindicato UGT. Aparte de esta última adhesión, el Observatorio cuenta con la participación de la AEQT, el Puerto de Tarragona, las Cámaras de Comercio de Tarragona y Reus, la Asociación Hotelera de la Provincia de Tarragona y la Asociación de Empresarios de Hostelería, como representantes del sector turístico de la demarcación, y los Ayuntamientos de Reus, Villalonga del Camp, La Canonja, La Pobla de Mafumet, el Morell, Perafort, Valls y Constantí. Estas entidades forman el Consejo Social que se reúne dos veces al año como foro participativo y de debate con la misión de valorar los resultados y plantear nuevos retos para el Observatorio. El Observatorio cuenta también con un Consejo Técnico Asesor que está formado por expertos de las empresas del sector y de la URV, y cuya misión es la supervisión técnica de los trabajos que se llevan a cabo.

Los trabajos están dirigidos en el ámbito científico por el Dr. Francesc Borrull, Catedrático de Química Analítica de la Universidad Rovira i Virgili. El

Observatorio de la Calidad del Aire se gestiona bajo la dirección de la Fundación Privada Institut Cerdà y quiere dar respuesta a la demanda social de información sobre la calidad del aire en torno a las plantas químicas en el Camp de Tarragona. El estudio, conocimiento y mejora de la calidad del aire es el objetivo principal del Informe-Observatorio de la Calidad del Aire del Camp de Tarragona, pero también quiere ser una herramienta de reflexión y debate en el entorno territorial.